lunes, 20 de diciembre de 2010

CARMEN

El pasado día 18 fue el cumple de mi abuela (de nombre Carmen), y era un día muy especial, sobre todo para mí, ya que yo veía cómo mi abuela pasaba del 7 al 8. ¡Sí! ¡Mi abuela ha cumplido 80 años! (Y otros 80 que cumplirá). Y, la verdad, es que a todos mis abuelos les tengo mucho cariño (sobre todo al marido de mi abuela, la cumpleañera, a quien no llegué a conocer, ya que murió poco antes de que yo naciera). Y de eso hace más de 27 años (quizá treinta). Treinta años en que mi abuela podría parecer que se sentía sola, pero teniendo tres hermanos, cinco hijos (uno aún viviendo con ella, porque el resto los tiene casados, y que se ha comprado una casa al lado de otro hijo suyo), y las llamadas telefónicas, pues creo que mi abuela nunca se habrá sentido muy sola, ¿no? Porque el día que nos reunamos toda la familia con ella, ¡no hay estadio de fútbol lo bastante grande! XD (Sí, somos muchos: cinco hijos, cuatro casados, y a dos nietos por hijo, pues echad cuentas)

En fin, tan sólo decir que quiero mucho a mi abuela (a ella y todos mis abuelos en general) y que espero que ese 8 se pueda cambiar por un 9, y luego por un 10.

FELICIDADES ABU!!!!!!

domingo, 28 de noviembre de 2010

JORDANAS DE CAZA EN LA MATITA (COLLADO HERMOSO)

Bueno, pues reinauguro este blog, después de la remodelación que hice hace unos días, comentando la visita que hice al restaurante La Matita (Collado Hermoso, Segovia) con motivo de las jornadas gastronómica de la caza que se celebran estos días. La Matita organiza este evento y durante estos días presenta su carta de platos de caza. En las fotos de más abajo os presento la carta y lo que comí, que, la verdad sea dicham estaba todo muy rico, aunque me pareció demasiado, incluso para cuatro personas que éramos, y teniendo en cuenta de que yo soy de "estómago pequeño".



Menú de las Jornadas de Caza




Jabalí al romero




Corzo "a la moda"



 

Jarrete de gamo


Lomo de ciervo al oporto

viernes, 30 de julio de 2010

FELICIDADES DANI!!!! (A pesar del GRAN retraso) :P

Bueno, pues este es el regalo de bodas de un grupito de locos que se dejan llevar por su imaginación para los señores Daniel Mateo y Elena Ballesteros, que dieron un paso muy importante en sus vidas. SE OS QUIERE!!!!!!!


Quizá la foto no se vea muy bien, pero bueno, se ve, que eso es lo importante.

Y yo me pregunto... ¿qué querrán decir con esos caretos? Muy fácil:

DANI: En q lio me he metido!!!! Y todo por culpa del futbol!!! (Mi paranoia de que tu promesa de si España ganaba el Mundial era casarte.....) :P
PATY: Dani y boda en la misma frase?
MIKI: Ay, q mi niño se hace mayor....
BERTA: Dani se casa....??? *Desmayo*
ANGEL: Que... q te casas? (minutos de silencio)JAJAJAJAJAJAJAJJAJAJA ¡NO ME JODAS! JAJAJAJAJJAJAJAJAJ OSTIAS TIO QUE PRINGAOOOO... (Debo decir, en honor a la verdad, q esta frase no es mia, sino de un amigo, porque la cara de Angel no me inspiraba ninguna frase de su estilo)
CASTELLA: No sabes dónde te metes.... Te lo digo por experiencia...
CRIS: Tenemos boda!!! Y yo con estos pelos!!!!!
PAULA: NOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!! UNA BODA NOOOOO, Q NO TENGO QUÉ PONERME!!!!!!!!!!! (Eso o un bostezo porque la aburren las bodas) XD

Bueno, pues ya está. Esperamos q no te haya sentado mal (si llegaras a leer esto, claro) y q sepas q todos nosotros os deseamos a los dos una vida llena de felicidad :D Por cierto, ¿y nuestros trozos de la tarta? XD

sábado, 24 de julio de 2010

CIERRO EL FIC SOBRE BONES

Pues eso, q lo dejo, o por lo menos, lo guardo en mi cajón de cosas a medio hacer (madre mía, qué de cosas hay aquí!!!). Es q entre q las ideas me abandonan y cuando se me ocurre seguirlo es de higos a brevas, pues me he decidido a dejarlo apartado por un momento. Tenía una buena idea, y es q en un momento dado todo el equipo de Bones tuviera que irse corriendo a un sitio y el protagonista (en principio, yo) me tenía que quedar a cuidar del hijo de Booth, pero el malo nos secuestra y termino por proteger al pequeño (antes haría ver que no me gustan mucho los niños, todo lo contrario en la vida real). Pero en fin, aquí lo dejo. Y lo siento, de verdad, porque a unos cuantos ya os enganché en el primer capitulo. Y los muy nuevos, si quiereis, podeis leer los dos fics que escribí anteriormente (aunque supongo que ya lo habréis hecho). Pues nada, que hago no un punto final, sino un punto y aparte. De verdad que lo siento, pero las neuronas las tengo totalmente en huelga :(

lunes, 5 de julio de 2010

CAPITULO 4

Le extendí el brazo para saludarlo, pero Hodgins me miraba impasible, como tratando de adivinar a través de mis ojos un posible complot del gobierno. Nos quedamos así, inmóviles, durante unos segundos, que me parecieron siglos, hasta que una mujer nos interrumpió.

- No le hagas caso,- me dijo, aceptando mi mano -, siempre está con lo mismo.

Sus rasgados ojos me hipnotizaron. Era una mujer con unos ojos oscuros y profundos. Su larga melena oscura bailaba libre detrás de su cabeza mientras caminaba. Era realmente hermosa. La mujer se me quedó mirando. Debió de notar mi ausentismo espiritual.

- ¿Estás bien?,- pasó su mano varias veces sobre mis ojos, depertándome de mi sopor.

- ¿Eh? Sí... sí... Estoy bien.... Creo...

- Soy la doctora Ángela Montenegro, experta en retratos robot,- y me enseña un folio donde había pintado mi retrato.

- Realmente eres muy buena...,- dije casi en un susurro admirando su arte.

- Y eso que el modelo está vivo y entero,- me contestó irónica.

- Tendrías que verla trabajando con una simple calavera,- responde Sweets.

- Bueno, ¡todos al trabajo!,- exclama Saroyan, dando palmadas. Cada uno vuelve a su puesto. Ángela toma a Hodgins de los brazos y se lo lleva.

- Ya te acostumbrarás...,- me susurra mientras se aleja con el científico. Saroyan y Sweets se quedan conmigo. Me llevan a una pequeña escalinata que lleva a una plataforma en medio de la sala. Saroyan saca una tarjeta de su bolsillo y la pasa por una ranura a un lado de la escalera. Un característico sonido indica que la alarma ha sido anulada. Los tres subimos por la escalera. Una mujer, de pelo castaño y corto, recogido en una graciosa coleta, observaba absorta un esqueleto.

- Ni un terremoto de fuerza 11 la haría abandonar sus estudios,- susurra Sweets.

Saroyan carraspea. La mujer nos mira por un segundo y vuelve al esqueleto.

- Doctora Saroyan. ¿Qué desea?

- Ya está aquí el nuevo becario del Jefferssonian.

- Ahora estoy ocupada.

- ¡Vamos, Brennan! ¡Es sólo unos segundos, para saludarle nada más!,- responde Sweets.

- Esos segundos podrían ser fundamentales para el estudio.

- ¡Temperance!,- exclama Saroyan, ojiabierta.

Brennan deja el esqueleto por un momento, se acerca a mí, y me extiende su brazo al tiempo que me responde:

- Soy la doctora Temperance Brennan. Bienvenido al Jefferssionian.

martes, 29 de junio de 2010

Viaje a Globomedia (28-06-2010)

Me levanto el dia antes a las 5 de la tarde porque trabajé la noche anterior.... y esa noche también. Habiendo quedado a las 12 en el metro de Las Tablas, me dio tiempo a salir del hotel, subir a casa a cambiarme, desayunar y salir a la estación de buses a coger el bus de las 10 a Madrid (desde Segovia es alrededor de una hora). Luego, en la Estación de Principe Pio (intercambiador) coger el metro hasta Las Tablas (linea 10 enterita. Angelo!!! Y pensar que estuvimos todo el metro sentados uno al lado del otro!!!)
12 y media y por fin comenzamos a divisar el edificio de Globomedia.
Pero vemos una cámara y un micro (de los llamados popularmente como "jirafas" y ¿a quien vemos grabando un sketch? JOSE!!!!! Nos quedamos todos como Y diciendonos "¿Ha salido de la bola?"
Cuando acabaron (que fue cuando sale del edificio en el sketch) seguimos subiendo y llegamos a la puerta. Al rato sale gente de producción (creo) cojn sillas y una bici... y empezamos a pensar quién haría el sketch... y, bueno, resultó que lo hizo....

video


Y sí.... somos nosotros los de la verja (yo soy el de la camisa negra abanicándose)
Durante un descanso vino a hablar con nosotros ("¡Pero bueno! ¿Habéis venido todos?" Más maja....)
Cuando se van y vemos que empieza el programa, nos fuimos a la sombra, porque el sol ya pegaba bastante (acabamos todos como cangrejos paelleros
Cuando ya dieron las 5, volvimos, y conseguimos finalmente autógrafos y fotos de Angel, Miki y Paty (yo creo que Paty es la que cierra el chiringuito, porque fue la ultimísima en salir..... a las 9....) Y Dani.... bueno, tendría prisa.... ejem....
Mi impresión al verles en persona es:
Angel: serio, pero no seco (lo digo porque no sonrió en ningún momento... o al menos que yo lo viera)
Miki: simpático y enorme (como su cabeza) ("¿Cuántos sois....? ¡Hala! Es que.... tengo prisa y....") XD
Paty: DUUUUUUUUUUULCEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!!!!
Y también llegamos a ver a Tino y a Gonzalo, y algunas tuvieron la suerte de ver a Angel y a Ricardo grabando el sketch de las pistolas de agua
Y también llegamos a ver a Martina Klein y a Diego Arjona (El Club del Chiste). Más majunos..... Y Martina saludando desde el coche... Y a dos chicos de El Internado (no me digáis quienes, porque yo no lo veo.... Preguntadles a estas). Bueno, y creo que eso es todo. Fue un día en el que la suerte estuvo a mi favor siempre (excepto a la vuelta... maldito metro.... si no se hubiera retrasado....). En fin, volveré otra vez, seguro. Y esta vez estaré más atento a ver si Dani se para.

video

lunes, 7 de junio de 2010

CAPITULO 3

Un estruendo retumbó por todo el recinto. El doctor Sweets y yo nos volvimos asustados, aunque Sweets tenía un tinte algo menos nervioso en su rostro. Salimos del despacho y vimos a todos los allí congregados corriendo hacia otro despacho. La puerta se abrió y salió un denso humo negro. La gente se apartó y un hombre, totalmente ahumado, se quita las gafas protectoras, dejando ver una característica marca clara rodeando sus azules ojos. Del despacho contiguo al de Sweets sale la doctora Saroyan, con la que hablé minutos antes. Sus ojos casi se salían de sus órbitas al tiempo que andaba apresurada y torpemente hacia el grupo.


- ¡Doctor Jack Hodgins!,- exclamó Saroyan -. ¡Le he dicho más de un millón de veces que se me haga saber cuando vaya a realizar sus experimentos!


La doctora estaba claramente enfadada, pero sus ojos denotaban una increíble sorpresa.


- Doctora Saroyan,- responde el tal Hodgins, con una sonrisa triunfalista en su rostro -. Era de suma importancia el poder realizar este experimento.


Saroyan mira por encima del hombro de Hodgins para otear el interior del despacho


- ¿Y me puede explicar, doctor Hodgins, qué puede aportar un experimento sobre un pavo congelado en nuestra investigación sobre el caso del cadáver hallado en el desierto?


- Si nunca la hace caso,- respondí yo -, ¿por qué no le despide?


Todos se me quedaron mirando.


- Aparte de que es uno de los mejores científicos que ha tenido el Jeffersonian,- me respondió Saroyan -, es el hijo de nuestro principal benefactor económico.


- Ya... Un niño de papá con enchufe...


Apenas terminé de hablar, todos pusieron los ojos en blanco al tiempo que exclamaban un "uh..." que delataba que yo había dicho algo que no debiera. Hodgins avanzó hacia mí.


- Yo tendré un apellido y un padre millonario,- me respondió con cierto tono amenazante -. Pero he sabido hacerme valer entre la comunidad científica única y exclusivamente por mis conocimientos. ¡No en vano soy el rey del laboratorio!,- y dijo esto último lanzando los puños en gesto triunfal -. Por cierto, ¿quién eres tú?,- me miró de arriba a abajo -. ¿No serás alguien del gobierno que intenta ponernos trabas en nuestra investigación?


- Hodgins, déjate de paranoias,- respondió Sweets por mí -. Es el nuevo becario.


- Eso es lo que quieren que pensemos, pero seguro que nos están grabando ahora mismo. Además, os apuesto lo que queráis a que hay algún francotirador escondido apuntándonos con su arma,- Hodgins mira con cierto nerviosismo al tejado.


- Hodgins,- Saroyan le calma -. Es cierto. Es el nuevo becario.

martes, 4 de mayo de 2010

CAPITULO 2

Aquella mujer me acompañó desde su despacho a otro, casi a la otra punta del edificio. Apenas pude ver lo que había a mi alrededor. Todo pasaba tan deprisa... Los nervios que había dentro de mí no dejaban que mi vista se posara más de dos segundos en una única dirección. La mujer llama a la puerta con los nudillos. Alguien dentro contesta. La mujer abre la puerta.

- ¿Doctora Saroyan?,- un hombre que estaba sentado en una silla de oficina de cuero, se levanta y la saluda dándole la mano.

- Buenos días, doctor Sweets. Aquí le traigo al nuevo forense,- la mujer le entrega la carpeta que ella misma había visto cuando me hizo la entrevista. El hombre despide a la mujer, me mira sonriente durante apenas medio segundo para darme la espalda e ir a sentarse de nuevo a su butacón. La mujer se va, cerrando la puerta. El hombre me señala el asiento de delante de la mesa con la mano sin quitar la vista de la carpeta. Tímidamente, me siento.

- ¿Qué especialidad tiene usted?,- pregunté sin saber por qué.

El hombre me mira fijamente, pero al momento sonríe.

- No, no. Yo no soy forense.

- Pero es doctor...

- Doctor en psicología.

Cuando oí su respuesta, no pude por más que lanzar una tímida risa.

- Tranquilo, estoy acostumbrado.

- ¿Perdone?,- le pregunté.

- Estoy acostumbrado.

- No le entiendo.

- Sé lo que está pensando. "Parece muy joven para ser doctor en psicología". Pues sí, lo soy. Y de los mejores.

Este hombre no tiene abuela.

- ¿Y por qué hay un psicólogo en el Jeffersonian?

El doctor iba a contestarme cuando de repente, alguien abre la puerta de improviso.

- Sweets, tengo que hablar...,- el hombre que acababa de entrar se paró en seco -. Perdona, no sabía que...

- Booth, estoy contigo en un minuto.

- ¿Es el nuevo?,- pregunta señalándome.

- Así es.

El hombre me mira de arriba a abajo y sonríe.

- ¿Ya ha visto a Huesos?

- No, aún no.

El hombre vuelve a darme un repaso con la mirada.

- Zapatos brillantes... Pantalón con la raya hecha... Camisa limpia... Chaqueta impecable... Corbata perfectamente simétrica... Te puedo asegurar, chaval, que le vas a encantar a Huesos.

- Booth...,- el tono de voz del doctor Sweets dejaba entrever cierto recelo. Recelo bastante visible cuando el doctor se levanta de la mesa e invita (obliga) al hombre a abandonar el despacho.

- ¡No, de verdad! Conociendo como conozco a Huesos, a primera vista le creerá detallista en su trabajo.

- ¡Pero bueno! ¿Quién es aquí el psicólogo?

- Tú, Sweets, pero...

- Ni peros ni nada,- y logra echarle del despacho. Pero apenas da un par de pasos hacia su sillón cuando el hombre asoma la cabeza.

- Le vas a caer genial,- me susurra. El doctor cierra otra vez la puerta. Se queda un momento quieto, delante de la puerta y sube la cortina que había en esa puerta. Y aparece de nuevo aquel hombre, con una sonrisa desproporcionada y con los lugares levantados. Baja la cortina y vuelve a su asiento.

- ¿Quién era?

- El agente Booth.

- ¿Agente?

- Es el agente de FBI que tenemos asignado.

- ¿Y que era eso de Huesos?

- El apodo con que llama a la doctora Brennan. Tu jefa.

viernes, 30 de abril de 2010

CAPITULO 1

El silencio me estaba matando. El incesante tictac del reloj de pared colgado delante mía era cada vez más martilleante. A pesar de la apacible blancura de la sala, dentro de mí estaba emergiendo un nerviosismo que pronto se alzaría como incontrolable. Las manos me sudaban. Trataba de secarme en el pantalón, pero me resistí. El traje que llevaba era alquilado. Por lo menos, la camisa era mía, por lo que poco me importaba la humedad que desprendían mis axilas. Quizá por eso, inconscientemente, pegué mis brazos a mi cuerpo. Un calor sofocante me invadía. Deseaba quitarme la corbata y desabrocharme el botón del cuello de la camisa, pero una fuerza invisible me impedía moverme.

Uno a uno, todos los candidatos al puesto entraron y salieron de la oficina. Yo era el último, y cada vez me estaba poniendo más nervioso. ¿Sabré contestar a las preguntas? ¿Podré, acaso, hablar? Me conocía a mí mismo muy bien. Siempre que estoy nervioso, no puedo moverme ni hablar. Me quedaré sentado como una estatua, sin poder articular palabra. Esos pensamientos me ayudaron a moverme y a levantarme, dispuesto a huir cobardemente de allí, pero justo cuando me dirigía a la puerta de salida, una voz me llama.

- Ya puede pasar.

El joven que acababa de salir de la oficina me tocó el hombro. Su semblante me intranquilizó aún más. Parecía que su entrevista no fue muy bien. El joven sale de la sala y yo me dirijo al despacho. Tímidamente llamo con los nudillos.

- Adelante,- una femenina voz responde de dentro.

Tomo el picaporte, empapándolo de mi incontrolado sudor y asomo la cabeza.

- ¿Da su permiso?

La mujer me mira, sonriente, ofreciéndome la silla que había delante de su mesa. Mientras tomaba asiento, la mujer toma una carpeta y la abre.

- Así que...,- comenta la mujer, mientras ojea la carpeta -, usted también acaba de terminar la carrera, ¿verdad?

- Sí,- mi voz fallaba.

- ¿Sabes cuántos como tú he entrevistado a lo largo de esta mañana?- Mis ojos la miraban fijamente. No podía pestañear -. Veinte ya. Y todos parecían cortados con el mismo patrón. Calificaciones notables, cartas de recomendación...,- asentí con un ronroneo. ¿Hice eso? -. Y veo que tú no te quedas atrás...,- seguía repasando aquellos papeles -. Varias matrículas... Asistente a varias conferencias... Responsable y trabajador...- De repente, la mujer deja los papeles, cruza sus dedos, y me mira fijamente -. ¿Qué te hace diferente al resto?- Mi asombro debió de ser exagerado, ya que me volvió a preguntar -. Quiero decir, ¿qué puedes aportar tú que no puedan aportar los demás candidatos?

Tras unos segundos pensando, finalmente respondí.

- Si le he de ser sincero, no lo sé. No sé qué le habrán respondido los demás candidatos, por lo que no sé qué contestarle. Puede que mi detallismo a la hora de trabajar, o la pasión que le pongo al trabajo, o...,- voluntariamente me callé. Estaba actuando como creía que actuaron los que estuvieron antes -. No creo que pueda aportar nada nuevo, ya que yo sólo vengo a aprender de ustedes.

- ¿Y por qué nos elegiste? Hay otros profesionales, grandes, muy grandes, repartidos por todo el país. ¿Por qué nosotros?

- ¿Y por qué no?

Lo sé, me di cuenta al momento, pero fue automático. No debí de haber contestado de esa manera, pero lo hecho, hecho está. La mujer volvió a los folios. Quizá fue una sensación mía, pero juraría que la mujer puso mala cara, quizá por mi respuesta. El sudor ya era incontrolable, tenía vida propia, y decidí poco a poco levantarme de la silla y salir de ahí. Me sentía como un diminuto microbio en aquel momento. Quería salir sin que nadie me sintiera. Pero la mujer se levantó. Yo la imité, dispuesto a largarme de allí, pero rehusé. La mujer me estaba tendiendo la mano. Durante un par de segundos no supe qué hacer, pero decidí estrecharla la mano.

- Bienvenido al Jeffersonian.

lunes, 26 de abril de 2010

LA TELEVISION PERFECTA

Seguro que todos pensaréis al momento de leer el título: "SIN TELECINCO!!!" Pues no andáis mal encaminados, no. Pero me refiero a cuál sería, desde mi punto de vista, la programación ideal en el supuesto de una fusión general de cadenas.

Por tanto, mi televisión perfecta sería así:

10.15 Las Mañanas de la 1 (aunque Espejo Público tampoco es moco de pavo, pero puestos a elegir, prefiero a Mariló que a Susana, no porque me guste más Mariló como presentadora, sino más bien es por los colaboradores que hay en ambos programas. Aunque ahora que lo pienso, Espejo Público es a las 9.00, así que podría ver el comienzo, y a las 10 pasarme a La 1)

14.00 Noticias (pero de la televisión local, en mi caso, Segovia-CYL8)

14.30 Date el Bote (sí, en Segovia vemos a Sobera, y seguimos en la televisión local. ¡¡¡Qué crack!!!)

15.30 Sé lo que hicisteis (aunque también me puede Saber y Ganar).

17.30 Entre Fantasmas (que empezaría a ver a las 16.00 si me decantara por Saber y Ganar)

18.30 España Directo (lo vería empezado, si Entre Fantasmas lo hubiesen dejado hasta las 19.00)

20.00 Gente

21.00 Noticias (Antena 3)

21.45 El Intermedio (aunque, en la realidad, lo veo cuando me acuerdo....) :P

22.30 Aquí ya depende del día:
Lunes: C.S.I. (Lo siento, pero es lo único bueno de T5. O, al menos, lo menos malo)
Martes: (que ahora no me acuerdo que puede haber, pero lo más probable es que lo dedique a ver alguna peli)
Miércoles: Bones (aunque en los anuncios no puedo resistirme a echarle un ojo a MQB....)
Jueves: Cuéntame/Águila Roja (Gran Reserva no me atrae)
Viernes: José Mota (pero ya lo han quitado, y lo veía de higos a brevas ¬¬)
Por lo tanto: Martes y Viernes noche: cine

0.00 Buenafuente (y a la cama)

viernes, 16 de abril de 2010

ENHORABUENA MAMÁ!!!!

El miércoles me dieron la mayor alegría del mundo. Lo llevaba deseando desde el pasado octubre, pero pude recibirla en directo, sin esperar a que terceras personas me lo dijeran después. Y, sin duda, es un gran alivio. Mi madre llevaba enferma desde entonces, y el pasado miércoles, por primera vez desde entonces, la acompañé a su sesión mensual. Si lo hubiera sabido, la habría acompañado la primera vez...

Estuve esperando varios minutos en la sala de espera hasta que aparece ella, llorando. Casi me dio un vuelco el corazón hasta que la oigo susurrar: "Desapareció" entre lágrimas. Y esa palabra nos quitó a todos un gran peso de encima. Aun así, la tienen que operar, pero sin ese miedo que se apodera de todo tu ser si "eso" no hubiera desaparecido.

Y doy gracias porque mi madre, gran luchadora de la vida, venciera en esta batalla. Ahora, el año (largo año) que nos queda de sesiones, lo viviremos todos con mucha más tranquilidad.

TE QUIERO MUCHO, MAMÁ!!!!!!

lunes, 5 de abril de 2010

Y TÚ, ¿QUÉ LES PREGUNTARÍAS?

Estos días me ha dado por pensar... Sí, ya sé, mis neuronas siguen de brazos caídos, pero he hecho de tripas, corazón, y me he arriesgado a sufrir un derrame. He pensado... en ellos. En SLQH. En esos cuatro años que llevan en antena. En su cadena. En el trabajo que tienen y hacen (y las horas extra que algunos hacen fuera de plató... *tos tos monólogos tos tos*). En el fenómeno fans, que tan de cerca conozco (esto va por vosotras, locas mías). Y he llegado a la conclusión de preguntarme ¿Qué haría yo si me dejaran cinco minutos a solas con ellos?

La respuesta sería demasiado obvia si nos dejáramos llevar por las conversaciones de los foros y redes sociales *tos tos pervers, que os ailoviu mucho tos tos*, pero no. He decidido decantarme por una respuesta más prudente. Una entrevista. Sí. Así es. Les haría una pequeña entrevista (que en cinco minutos no me daría tiempo ni de empezar, porque esos cinco minutos los usaría para tranquilizarme y dejar de temblar y poder articular aunque fuera una sílaba).

Ya he visto por encima las entrevistas que les hacen, sobre todo a Ángel y a Dani, y sus respuestas que, como buenos cómicos, son muy poco serias, quizá para vacilar al periodista, pero en mi entrevista les pediría seriedad y que sus respuestas fueras más verídicas. Para que eso llegara a pasar, me ayudaría bastante (o eso creo) que se celebrara en un bar, con unas cervezas (para mi un refresco, que no bebo) y en ambiente distendido.

¿Y que qué les preguntaría? ¡Por dónde empezar! Les podría preguntar por la fama, que qué tal la llevan. Les preguntaría por los fans, cómo son capaces de tener la sangre fría de andar entre esa marabunta de hormonas con patas (entre los que yo me cuento ¬¬) al salir del programa, soportando la lluvia de flashes, bolígrafos y vocerío vario requiriendo una mirada, un saludo, una sonrisa. Soy yo y saldría por patas. Quizá por timidez, quizá por huraño (no me gusta estar rodeado de gente. Lo sé, soy un bicho raro, pero qué le vamos a hacer. Así me he formado a lo largo de mi corta vida). También les preguntaría si conocen lo que se cuece en los foros sobre ellos (que me da en la nariz de que así es), y seguro que me dirían que lo ven como una gran muestra de cariño hacia ellos (¿por qué me acaba de llegar a mi mente la imagen de Patricia, sonriendo?) porque lo hacen (hacemos) todo desde el cariño y la admiración. Porque si alguien lo hace para dañar... Bueno, habrá gente que no le guste el programa, lo admito (aunque no llego a comprenderlo), pero de ahí a llegar a atacarles por todos los flancos... Bueno, nosotros también lo hacemos con T5, pero porque nuestros motivos tienen fundamento... ¿o no? ¬¬

También les preguntaría cómo hacen el programa, si no tienen estrés o lo han tenido alguna vez, sobre todo cuando a alguno le toca actuar en algún lugar a la tarde-noche. Porque, pensadlo detenidamente: no sé a qué hora se levantarán ni sé a que hora entran a trabajar (pongamos que se levantan a las....¿8?, y que entran a... digamos... ¿las 9?). Se pasan toda la mañana reunidos para hacer el guión corriendo, para grabar algunos sketches, más la hora para comer, más la edición de vídeos, reportajes, doblajes, etc... Y pensad luego que a las cinco y media acaba, pero si alguno tiene actuación a la tarde, tiene que ir corriendo a casa, para cambiarse, cenar, ducharse, ir al lugar de la actuación (que todos conocemos como la Chocita) a hacer pruebas de sonido, de luz, ensayar el monólogo, etc... Y más cuando salen de Madrid a otra provincia (creo que para eso eligen un fin de semana, ¿no?)

Y esa es otra: el monólogo, ¿cuándo lo escriben? Se supone que lo escriben días antes, porque para aprendérselo se necesita bastante tiempo. En fin, que yo no aguantaba ni una semana (lo sé, tengo sangre de horchata). Pero seguro que una respuesta que me darían y que se repetiría siempre sería algo como vale la pena pasar por todo esto por ver el resultado final: las risas del público y el cariño de los fans.

Otra pregunta que me viene a la cabeza es: para hacer la sección de Ángel, ¿cómo hacen para ver las demás cadenas? ¿Tienen a un tío 24 horas al día viendo una cadena entera? Porque no me lo explico... Y estoy seguro de que alguno me respondería afirmartivamente. (Ahora comprendo el odio de Ángel por T5... ¡Él era el encargado de visionar esa cadena! Pobre muchacho... Así está el pobre... *niega*). Pero, en serio, lo mejor sería poder estar en los estudios aunque fuera por un día, una hora, un minuto. Pero eso nunca lo sabré... hasta que consiga hacerles estas preguntas (que es nunca...).

En fin.

Y vosotros, ¿qué les preguntaríais?

viernes, 2 de abril de 2010

Adiós a una de las grandes personalidades segovianas


Fallece a los 79 años el cocinero Tomás Urrialde
Era hijo predilecto de Segovia y recibió la Medalla del Trabajo en su categoría de Plata

El cocinero Tomás Urrialde falleció ayer en Segovia a los 79 años, tras ser una referencia de la cocina española, que trabajó durante cuarenta años en los fogones del Mesón de Cándido, junto al popular Mesonero Mayor de Castilla. Fuentes de la familia señalaron que el fallecimiento se produjo en la mañana de ayer y que los restos de este maestro de los fogones, que ha paseado la cocina española por medio mundo, serán incinerados hoy, viernes.
Además de hijo predilecto de Segovia, en 2007, Tomás Urrialde recibió la Medalla del Trabajo, en su categoría de Plata, de manos del entonces ministro Jesús Caldera, quien le reconoció como referencia de la gastronomía española y como pionero en incorporar los judiones de La Granja a la cocina internacional.
Aparte de la profesionalidad, Urrialde destacaba por su personalidad afable y su extraordinaria generosidad, colaborando desinteresadamente en acontecimientos de promoción cultural y gastronómica de Segovia, como la romería de Malangosto, la más alta de Europa porque se celebra a 2.002 metros de altitud.
Después de ejercer como pinche en un hotel, Urrialde entró a trabajar con 14 años en el Mesón de Cándido, donde estuvo cerca de cuarenta, haciendo una gran aportación a la difusión de la cocina segoviana en el mundo.
Con sus grandes bigotes, se convirtió en uno de los primeros cocineros mediáticos de la historia, apareciendo con el llamado Mesonero Mayor de Castilla junto a premios nobel, escritores y políticos, bellezas de Hollywood y figuras del toreo.
Posteriormente puso en marcha el restaurante La Cocina de Segovia en el Hotel Los Arcos, durante diez años, hasta su jubilación, destacando también por su conocimiento de la micología y por crear escuela, poniendo en valor una parte importante del acervo cultural de su tierra y de sus tradiciones.
Urrialde llevaba a gala ser una de las pocas personas que conserva un libro de cocina dedicado por el pintor Salvador Dalí, a quien copió la idea de arroparse en invierno con un abrigo de visón, además de que no se apartaba de su inseparable boina.